30 de diciembre de 2010

Happy New Year's Day 2011



Ha comenzado la cuenta regresiva. En breve le estaremos diciendo adiós a otro año. Un año que ha estado signado por acontecimientos trágicos y que parece querer ser duro hasta el fin. Esta noche, cuando comiencen a sonar las campanadas, detengámonos a pensar por un instante en lo que esperamos para el ciclo que vendrá.

Ciclo tras ciclo en los últimos minutos y por cada uva masticada apresuradamente, nos formularemos una lista de objetivos y buenos propósitos. Nuevamente intentaremos cumplir con algunos anhelos postergados, cambiar aspectos de nuestra vida que necesitan renovarse desde hace tiempo. Entre las burbujas del cava veremos brillar nuestras ilusiones.

Pero quizás la partida de este año nos ayude a reflexionar sobre nuestros deseos. Puede que al echar un vistazo a los meses que estamos dejando atrás, nuestro corazón sepa apreciar las cosas que importan y nuestras peticiones no se centren en cuestiones materiales.

Esas cosas sencillas que solemos olvidar y que nos dejan mejor sabor que el caviar: encontrarnos con aquellas personas que hemos distanciado con buenos amigos que no vemos desde hace tiempo, escuchar con cariño y atención nuestros padres o abuelos, no esperemos sus ausencias para saber cuanto tiempo perdimos; estar más cerca de nuestros hijos, saludar a esa persona que solemos ignorar, recordar a nuestros cónyuges cuánto los amamos, tomarle el gusto a estar vivos. Y luchar por aquella promesa que en un momento fue nuestro sueño inmediato.

Abrir la puerta a alguien que ciertamente sienta la soledad será un dulce que substituye cualquier otro requintado postre, no dejes para después esa llamada que pretendías hacer, pero que puede esperar. Abracemos la esperanza de que el estreno de un nuevo ciclo nos ofrezca días hermosos. Feliz Año para todos

29 de diciembre de 2010

Suspiro deseado....


Se que en el silencio de la noche
Esa luna de plata brilla austera
en lo más alto del infinito
Donde la vista alcanza comprender sus formas
Donde mis manos jamás podrán
rozar el leve e sutil de sus preludio.
Viento que mueve mi cabellera,
horizonte que perfila
el principio de algo que no conoce de final.
Me escurro entre tus silencios y tus manos,
Como el hielo que aún va quedando resistente,
A un sol que esplendente
desea mirar de reojo la belleza de su amada.
Tiempo preciso, inocuo, latente, con atributo de frío.
Cristales que forman espejos
que intactos mantiene cual lagrimas.
Cada gota de rocío,
huellas de pisadas de quien aun así sigue camino,
Tiempo y silencio,
palpitar templado de un cuerpo que aún arde de deseo.
De en hurgadas a tientas,
persiste en sentir tu pecho desnudo
bajo el leve toque de mis dedos.
La noche vive aún más en invierno,
la luna se muestra altiva al ojo humano,
ambas sabemos del silente encanto que nos retroalimenta
basta un leve suspiro deseado
para arrancarnos la fiera hecha encanto, mujer y seductora.

26 de diciembre de 2010

Exhalo de Luna.


Luna que emerges en ese andar que seduce
Bruma de estrellas que en tu cielo titilan como el latir de un corazón enamorado
Iluminando las noches oscuras, haciendo luminosa
La nieve tornándola manto en el cual tu amor se hace presente
Exhalando en el viento tu suave aroma inebriante .

Tomo de ti mi jardín de anochecer, el aroma de los almendros en flor
La pureza del lirio a mis pies, la sencillez de las margaritas
Lo cristalino del manto blanco de nieve
De mi gemir, el placer en tus manos como gemas preciosas
Desgranando deseos silentes que hierven bajo una piel calma e indiferente

Luna que alumbra noches tristes de soledad
Encantas como poción mágica apresando el deseo
De robar de tu ovoide las estrellas que en tu seno titilan
Para ponerlas sobre el lecho blanco, junto a este deseo inmenso
de ser una en tu cuerpo, arrancándonos gemido en coetáneo

Como jardín en primavera
Vestida de cielo azul
Leves gotas que aún descienden lentamente
Por entre las ramas desnudas con brotes de vida
Ante las caricias de un sol
Que brilla radiante dejando atrás el gris invierno
Así vestida de pétalos que se abren
Engalanando el vivir
Mi cuerpo se ofrenda al roce de tus manos
Seducida con la ternura y el deseo silente
Adentrada en madrugadas, deseos despiertos
En una danza de labios que juegan
Murmurando sentimientos
Mitigando la sed que ambos profesamos
Como teclas de piano, nuestros dedos rozan apenas
La piel desnuda y arrancando de ella las notas
Que en gemidos brotan melodías de placer
Dedillo armonioso en tu piel mi roce de amor.

17 de diciembre de 2010

Canto de Luna

Letras evocadoras del mas sublime sonido a los oidos de quien es tu musa. Letras de un canto de luna que favorece al sentir.

Canto de una luna a la que provoca leer cada pliegue de su partitura, hecha la piel.....!

Ese canto de luna, inspira a quien sea su musa decirle: ME ENCANTAS, ME FASCINAS, ME GUSTAS, ME EVOCAS, TE DESEO Y .... TE AMO

A esa luna, provoca entregarle el mas ardiente beso que se inicia timidamente, en la comisura de unos labios deseosos y culminar enredando lo que dentro de sus bocas esconden, jugando entre ellas.....

A ese canto de luna, solo se le puede comparar al mas sublime grito de placer que sale de las entrañas y que retumba sonoro desde entre las sabanas.......

Esa luna y su canto, arranca el mas profundo grito de placer, que recorre cada fibra de un cuerpo deseoso y que surge INTENSO y en cuya leyenda se lee......ES TUYO....TE LO REGALO....

Esa luna que canta, aparece cual oasis en un desierto de deseos, ofreciendo su fuente y todo su elixir para calmar la sed del mas sublime deseo, invitando a beberlo sin reparo.....

El canto de esa luna, hace que la distancia se convierta en deseo........

El canto de esa luna, es el mas sublime sonido que brota de cada pliegue de una piel sudorosa...

El canto de esa luna y su exquisito compas, evoca a dos cuerpos a bailar juntos una danza llena de sentires, olores, pasiones y placeres, culminando en un remanso de disfrute luego de intensa entrega......

El canto de esa luna inspirada por su musa, invita a esta en su mas discreto mensaje, al mas sublime viaje de recuerdos envueltos en un ardiente deseo de retornar a esa realidad vivida....

El canto de esa luna inspira al amor, contemplando paredes o muros cubiertos como cascadas, inspira viajar a ciudades donde festejar fechas importantes e inspira a ver a otra luna desnuda a cielo abierto complice de la entrega........

El canto de esa luna simplemente....EVOCA..!

YO.............

15 de diciembre de 2010

Estancia temporal



En breve hará un año que partió, en camino errante a otra vida, transformada en luz despues de desvestirse de su piel para transformarse en estrella que alumbra nuestros recuerdos.

En cada estancia temporal, que me hacia presente junto a ellos podía verles después de almorzar, vestirse con ilusión para recorrer juntos un camino junto al mar.

El cuidaba cada detalle que intuyera que ella precisaría, desde el agua para saciar su sed, hasta la almohadilla que colocar en su espalda, para hacer el viaje menos duro.

Luego de confortablemente en el asiento colocarla, abría la maleta de su carro pequeño, pues era en el que ella quería viajar. Tomaba una llave para ayudarse a retirar las ruedas de la silla pues de otra manera no cabía. Pendiente de la botella de oxígeno.
Día tras día, meses tras meses, año tras año esto era practica diaria de mi Padre, tratando de hacer menos dura la estancia de mi Madre en el lecho.

Para mí era un placer acompañarles cada tarde, ser testigo de ese Amor sentido y autentico, Un amor que vuela con alas de viento, que recubre alimentando el alma.

Lo primero que el decía al entrar en el carro “ Estas bien Florinda?” Ella respondía siempre que sí, a pesar de yo saber que su deseo no era más que quedarse en casa, pues así como el cuidaba de ella, Mi viejita bella muchas veces me decía en aquella plaza tras la casa, que prefería quedarse a ser una carga en su vida, pero que muchas veces soportaba el dolor en silencio pues ella creía que así al menos el salía de su encierro asumido cuidando de ella. Muchas veces mi viejita me decía, pídele a Dios que me lleve hija mía.

Ella siempre llevaba sobre su cabeza su gorro tejido, tesoro que conservo hoy, un chal para cubrir su cuerpo del viento frío del Mar.
Al llevar a la playa, el abría la maleta, y con ilusión tomaba la silla de rueda que debía de nuevo adecuar con las ruedas.

Abría su puerta y le ayudaba a sentar. Como niño la miraba, como adolescente un beso en la boca le daba y nuevamente la pregunta “Estas bien Florinda”.

El pasaba su mano por la cara, como protegiéndola de un acecho invisible, mientras ella le ofrendaba una sonrisa, otras veces le lanzaba un beso al viento, con su puño cerrado pues sus manos permanecían tullidas, la levantaba rozando la punta de su nariz, como frase silente para decirle vamos estoy lista, cada gesto entendido en un lenguaje impregnada de gestos enamorados.

Me deleitaba contemplarlos mientras se alejaban por la orilla de la playa, el unas veces caminando en otras a pasos acelerados como regalándole las caricias del viento, mirarlos, y ver ese amor pleno, me hacia sentir dueña y señora de un tiempo que no cambiaria por otro, esas imágenes las llevo grabadas en cada fibra de mi esencia. Justo en el lindero de la caminaría de la playa, el la ayudaba a levantarse deseando darle el sentir la libertad del Mar en su pesado cuerpo.

Compartir con ellos esos instantes era poder tocar la magia invisible que mantiene unidas dos personas, que en un instante unieron sus vidas en una promesa hecha de hasta que la muerte nos separe.

Desglosaban luz, paz, sosiego. Mirarlos era como saborear esa ternura que siempre soñé vivir en primera persona, pero que no llego a ser eterna. Pues por cosas que aún no entiendo, lo que creí un caminar unidos se bifurco a mitad de camino.

En silencio alejada unos instantes con la escusa de mi gran vicio por la fotografía, iba captando en mi cámara esos mágicos instantes. Robando para mi en un flash algunos besos entre ellos, unas sonrisas llenas de picardía, esa llama encendida que ambos irradiaban a pesar de tener 83 años. No cambio ninguno de ellos por gema alguna, ellos son para mi mayor tesoro.

Mirarlos en aquella imagen ella sentada en su silla de rueda el sentado en Banco junto a la playa destilando tanto amor, era como si de algún modo pudiera robarles unos gramos de felicidad y apropiarme de una brizna de ese sentimiento que compartían y que junto a ellos pude sentir a flor de piel.

Sus cabellos de plata, sus ojos humedecidos mientras la brisa del mar rozaba su frágil cuerpo. Mismo en las tardes de otoño cuando el frío viste la brisa marina, no habían excusas para no ir a la cita. El una gorra que tapaba la desnudez de su cabeza, protegiendo su calvicie del sol, ordenes estrictas de su médico del IPO (Instituto Portugues de Oncologia).

Como evitar en este instante el brote de lagrimas, evocando su presencia, y el amor con que mi padre silenciaba su dolor al no poder darle una vida mejor sin sufrimiento, mismo que sus dolencias muchas veces lo hacían cojear y solo Dios y él sabian, cuanto le costaba algunas tardes llevarla, sus dolencias jamás fueron la excusa para no regalarle esas tardes fuera del lecho al cual llegaba tras ese estar juntos mirando un horizonte.

Pasos cansados, cuerpos mermados por la edad, pero lo que realmente no puedo ni quiero olvidar es el brillo de sus ojos cuando se miraban. Cuando me sentaba junto a ella en el suelo, mientras el aprovechaba para caminar en solitario, su mano rozaba mi cara y me preguntaba, no te cansas de venir con nosotros? Yo le respondía que no, que mis mejores vacaciones las disfrutaba junto a ellos, junto a ella. Dios como la recuerdo, como la extraño, como la grito tantas veces a modo de traer a mi vida algo de calor, algo de afectos de los que no siento.

Como añoro ese instante de dulzura con que mi madre acariciaba mi mejilla, como con sus manos retenía el beso para lanzarlo luego a mi Padre o a mí.
Hace en enero un año que partiste, pero se que vives los ojos cerrados al mundo y a la vida, con el corazón hecho presencia abierto a la vida cuidando aún de quienes tanto amaste.

Conservo cada extracto de tiempo compartido, como un guión que puedo leer cada vez que la pienso, admirar con mayúsculas ese amor que de algún modo desearía vivir en primera persona, mi leyenda y epitafio para alguien que como brizna marina llega a mi haciéndome sentir aún en mi rostro el paso leve de su mano.

Gemidos solitarios



Tiempo que se vuelca en torrentes de vida
Que sin medirlo, le miramos de reojo tras los años
En asombro cuando nos miramos en el espejo
Y vemos nuestro rostro envejecido.
Buscamos en nuestra memoria la imagen fresca
Que otrora desprotegimos por sentimos dueños de la vida
Tiempo que hace errante en los colores del otoño
Y ausente en el blanco del invierno
Recuerdos que emergen fantaseando la realidad
Talvez para hacerla menos dura
Talvez porque jamás alejamos de nosotros la macula dejada
por quien miramos de frente tan cercano que respiramos el aliento.
Y cada vez que veo ese puente que crucé en cada despertar
Evoco dulce tus caricias de viento
Y es en mí ser que calmas tu gemido solitario
Nostalgias en cada madero de puente, ventana abierta
Penumbra que penetra rozando mi ausencia
Tiempo que se vuelca en torrente de añoranzas
De sentir tus brazos abiertos en un abrazo que estremece
Voz de trueno que despierta el resplandor del rayo en noche de tormenta
Silencios en un invierno lleno de suspiros
Frío que estremece lo cálido de mi cuerpo desnudo
Ante el espejismo de tu presencia en mi lecho.

14 de diciembre de 2010

Un tiempo que cubre nuestros cuerpos.



Creo que construyo una inmensa tela de araña,
cuando mis murmullos los ahogo en mi garganta.
Cuando mis palabras, reflejan el alma entristecida, la soledad dueña y señora.
Cuando quien me lee acredita que es la musa que cubre lo etéreo
aproximando el sentimiento a mi realidad.
Frases hechas de dolor, hiel por dulce, tesón por pasión.
Miedo de gritar y exponer este deambular sin estar
El zurcir heridas expuestas, que aún permanecen cual llagas abiertas
Recorrer senderos tratando de encontrar esa puerta abierta
Ese quien espera sea el que siempre debió estar sin ausencia
Creo que sin miedo a errar, voy elucubrando mi verdad
Y sintiendo la tuya que brota cual capullo luego del invierno
En una hermosa primavera
Es tenerte frente a mi, y sea tu mirada, esa verdad
Que tus labios por temor silencian, y tu cuerpo se expande
Ante el desafío de la atracción, como mar y arena
Como luna y estrella, y sigue mirando el sol como su promesa.
Abriste una ventana al desvarío, cerraste la puerta
Y el deseo fluye sensual por venas que desangran
Sin duda perdimos, sin duda encontramos, etéreo espacio distante
Un tiempo que cubre nuestros cuerpos.
Recuerdos que mantiene ese pendiente de un nuevo estar
Un encuentro entre sol y cielo, día y noche.
Dormitar y amanecer revolcándonos entre las sabanas de nuestros deseos
Consumiendo ese ardor de piel que nos acabe muy adentro

19 de septiembre de 2010

Poseyéndote.

imagenes y comentarios para hi5


Mientras tomas baño,
sentí la tentación de desprenderme del ropaje que me envolvía.
Entrar de pronto en la ducha,
abrazándote de espaldas,
ciñendo mi cuerpo al tuyo, dejarnos así en silencio,
mientras el agua tépia corre encerrándonos,
envolviéndonos con el vapor que de ella brota,
internándonos en una especie de neblina.
Donde es posible dibujar imágenes sugerentes en la baldosa.
Nuestras manos en caricias perniciosas,
sin más lujuria que el sentir nuestros cuerpos próximos,
juego de toques, bocas que irresistiblemente se atraen como el sol en su órbita.
Me tomas de mi cabellera larga que cubre mi espalda hasta la cintura,
y me cubres los senos con ella, para hacer de mí tu Mahituana,
esa diosa sensual, que como fruto tropical se hace apetecer,
aumentando la salivación.
Envuelta en tus manos, giro mi cuerpo
para sentir tu piel en mi espalda,
mis manos contra la pared haciendo de ella el neutro,
descargando en tierra toda esta energía circundante.
Mi espalda se curva al encuentro de tu hombría,
que seduzco y despierto con el ondular lento y pausado de mi cintura.
Sumergidos en el éxtasis,
dejamos la quietud del remanso del deseo
para saciar nuestros deseos voraces.

13 de septiembre de 2010

Roce de seda.....

Image and video hosting by TinyPic

Levito sobre el estupor de tu ser humedecido
En el rocío que transpira la seda de tu piel,
cual caricia voy descubriendo que existe una dermis
más allá de aquella que te sitia.
Fortaleza del vivir que te envuelve,
fuente de energía, en roce delicado de aura.
sutileza de geisha japonesa,
En el precurso aprendido, un ritual tantrico
rito de té, misterio de manos a leve tocar
misterio que me hace extender mis alas
sobre el lago adormecido
Levemente arrullado por el viento.
Susurrado con melodía avenida del canto de las aves.
Vuelo en solitario para aprender el cifrado
que encierra el vuelo migratorio.
Déjame cubrirte con mis alas tú esencia amada
Como grulla protegida abrazo el aire que me rindes.
despliegue de manos
a procura del sacro dorado de tu cuerpo.


Image and video hosting by TinyPic

8 de septiembre de 2010

Aroma de piel.


Cuadro a óleo Autor: María Lasalete Marques ®

Me has envuelto todo el cuerpo
Del aroma de tu piel humedecida por el deseo
Permisivo a cada fantasía que mis manos
recrean en tu piel, ese sentir que solo nos hace
estremecer cuando nuestros cuerpos alcanzan
el estupor mismo que antecede el estallido
convertido en gemido, pleno de éxtasis.
Cada ápice de tu cuerpo sinuoso arde de deseo
De que sobre tu piel extienda mi cuerpo
Fraguado, indecoroso, más intensamente seductora.
Cuando la noche se hace presencia, envuelta en el lecho
Desnuda pernoctan sobre mi piel tu manos
Y el aire se envuelve del aroma de tu hálito junto a mi boca.
Sudor que se torna embrujo de pasión
Reverencia de estar siendo quien envuelve tus sueños
Tu cuerpo rendido, adormecido en el profundo devano
De mi cabellera que cubre tu pecho,
mientras tus manos adquieren autonomía
para juguetear en lisonjas mi rostro.

1 de septiembre de 2010

Dulce roce de manos

Desde hace tiempo que las letras adormecidas
Se pliegan sobre el horizonte inerte de un roce
que aún mantengo en el paladar de mi piel, de mi boca, de mis entrañas.
Distancia que atenúa tu silueta envuelta por mis brazos
Aroma de mar que aun respiro
cuando siento que me tocas distante
Piel ardiente roja pasión que se tiñe de carmesí intenso
Descubriéndonos en noches irreverentes
Envueltos de esa bruma que levita envolviéndonos
Susurros dichos a leve suspiro en el lecho,
Dulce roce de manos que tan sólo por sentirlas,
volatizan y sonrojan el deseo más pálido de mi rostro
y que luz de plata en embrujo de luna
tus labios en los míos se extasían.

Lenguaje del deseo

El mover atolondrado de mi lengua sensual
Despierta tus ansias de poseerme
Sobre la alfombra de la hierba del camino
Tu piel ardiente cubriendo mi cuerpo desnudo
Tu sed se mitiga en mis fuentes que rebozan
en cada roce de tus dedos sobre los rincones
donde la decencia pierde cabida.
Sobre la tierra el eco de los gemidos desaparecen
como el gorgoteo de las aguas
Tus manos descienden mi piel en ondulantes caricias
Que me hincan doblando mi espalda
entre el placer y las ansias
Despierta la lujuria de mi mirada, el ardor de mi piel revelándose en forma de volcanes a punto de erupción
Tus manos les circundan y tu lengua juega con la esencia
Del néctar de la vida.
Soy la sirena encantada que con sus voz, eclipso tu consciencia
Soy la hembra en celo que cabalga sobre tu cuerpo
Soy el eco de ambos gemidos entre el frote de lo cóncavo y convexo
Acoplados en intentos variados como si buscar el ajuste fuera la premisa
Cuerpos que se retozan en el ondular de aguas imaginadas
De una mar de estrellas en el firmamento
Una luna de plata que se esconde cómplice, y donde las miradas son la ráfaga del destello del placer en la piel.

18 de agosto de 2010

Subyugados



Suelto mi cabellera sobre mis hombros desnudos
Mientras tus dedos descubren mi cuerpo en caricias
Brote de luz que acelera el palpitar de cada poro de mi piel
Mis senos muestran la delicia de sentirte,
mi boca transmuta la avidez por sorber de ti hasta el hartazgo
Pliego mi cuerpo sobre tus ansias
Y sobre ti me siento a horcajadas abrazando tu cintura
Mis dedos sueltan mi cabellera
mientras mi cuerpo se extiende al infinito
sobre tu mirada iluminada
Amo cada instante, dónde tú y yo somos uno.
Bramidos de deseo, gemidos de placer
Como humo del incienso que arde
Baile de serpiente sobre tu masculinidad
Placer que se vivencia en el tornear de tu espalda
Deleite, como cata de un dulce vino lleno de misterio
A ojos vendados, apenas la piel observa
E intuye el instante amándonos en cabriola
Amo cada instante, cada centímetro de ti.
Cada instante en el que afloro entre pensamientos aquietados,
dónde me tomas de entre memorias silenciadas.
En cada soplo dónde en silencio sabes
que es el instante, de traerme a tu realidad.

19 de julio de 2010

Hoy, así como ayer.


Hoy, así como ayer
deseo que como soplo de aire
refresques mi piel.
Hoy, así como mañana
si existe tiempo
quiero sentirte adherido a mi piel.
Hoy, como siempre
quiero flamear seductora
entre tus llamas.
Arder sin fuego que queme
ardiente de pasión
sobre tu leño encendido.

14 de julio de 2010

Desleír sortilegios



Saber que el paso del tiempo
Es el eslabón secreto que antecede cada amanecer
Espera sigilosa en un respiro inquieto
Miedos desgranados en el cobijo de tus brazos
Flama que se mantiene presente y viva
Luz que abre sendas en mar adentrado
Tiempo detenido en este navegar de holguras
Respiro que alimente el ocaso de lo vivido
Caricia sublime que como ánfora resguarda las frases
de un Te quiero, me gustas, te deseo, me fascinas, me avivas
en cada azul de mi cuerpo corre vertiginosa no solo la sangre
sino también las ganas de sentirme en ti plena
de saberte en mi complacido y ambos mirar las estrellas
reventar como petardos en estallido de mil colores.
Me pides un roce de labios hecho beso, hecho deseo
Instante sublime donde abrupto irrumpe el deseo
Roces sostenidos en una pared, decorada de ocres y azulejos
manos que arrancan el trajear del cuerpo
Ganas en vorágines van alimentando lo que
Por tiempo estuvo en abstinencia
Fundir, desleír sortilegios, ser un albo luminoso
En nuestro espaciar de cometa.

Sabor de Mar en la piel


Sabor de Mar en la piel....

Sentada en el malecón, mirada distante en ese horizonte
Donde mar y cielo se acoplan en semblantes naranjas
ocres añadidos que se alzan cual piel de sobrero.
eterna sinfonía, en cada explosión
cuando en el peñero altivo y sesudo la ola impacta,
cubriéndole de su espuma blanca
Cual corcel la brizna marina refresca la piel humedecida por el sudor
de quien en el muelle anuda sus redes
para hacerse a alta mar al rasgar de la noche.
Deja en la orilla un corazón que se achica ante la espera
con temor, le ve partir a la faena, a su llegada, ella descansa.
Piel curtida por el sol y el tiempo,
manos ásperas para la caricia
corazón infinito de nobleza,
olor a sargazos, sabor a salitre, conoce de los encantos
de los colores del Mar, el lenguaje de las olas,
el roce del amor en su alma en cada amanecer
el calor de las hogueras en el anochecer de la playa
Ese amor que roza sus pieles hilvanando mil sueños
que se agranda en cada espera y se hace vida
tras cada terminar de faena.

6 de julio de 2010

Más allá del tiempo


Cubierto de barro y tapiado de arena
permanece en el muelle la luz del faro encendida
aún en las noches más heladas y tupidas
va el con su lámpara hasta el muelle
tratando de divisar en el horizonte ese barco
que nunca más regresara y el aun espera ver llegar
en el alma está presente las sombras del pasado
aun viene al muelle, por aquella palabra empeñada
amor eterno que un día vio partir tras la promesa de un retorno.
Sus huesos ya no contiene el cansancio del tiempo
guarda con sigilo el sabor de aquellos labios
el aroma de aquella piel, el canela de su tez morena
su alma se expande en anchas arenas
sus ojos titilantes como estrellas en el cielo
la soledad de su vida se ha hecho inmensa
y mantiene encendido el juego ardiente de los recuerdos
espera una razón, un motivo, mil sinónimos posibles
para cubrir sus respuestas
lleva siempre junto a él la luz de sus andanzas,
las marcas del tiempo en la frente
creía en la cercanía del tiempo, y el tiempo le jugó una mala partida
en la distancia eterna que los separa, no podía intuir,
que en aquel faro, noche tras noche
la sombra que gime de tristeza en la cima del faro
y de la cual mil leyendas se crearon,
es la musa blanca que ha amado
en el recóndito silencio de su alma.
ese amor eterno que mantiene almas en filo constante
creó su espacio perenne, para cubrirle de esperanzas
dice la leyenda que cada noche de luna llena
brillan las manos de los amantes con tanta intensidad,
que en el muelle cual farola olvidada y en el alto del farol
las luces que de ellos brotan se abrazan haciéndose tan inmensa
que hay silencio en cada ola,
que el mar silencia sus cantos de sirena
que un manto bordado con flores de almendros
se extiende sobre el mar cual lecho de plata.

3 de julio de 2010

Nuestra noche


Negociaría con la vida, un soplo del espacio donde los recuerdos
Marchan por el calor de tu piel, las caricias profanas
el instante donde la penumbra fue luz precisa del encuentro
Cabecera de agua corriente que nos envuelve en gorgoteo
Gemidos y orgasmos.
Volver a verte y sobre tu piel plegar mis deseos
Mientras ese chispear de recuerdos
se convierten en el aliento mismo de la vida que silente
Me mantiene lucida con las fuerza precisas para enfrentar el mundo.
En la distancia y el aroma de tu piel humedecida que impregnaron la mía
Son la flama que aviva este manantial que brota sin cauce a tu encuentro
Creo que lo inimaginable es realidad que podemos trascender
más allá de lo palpable para ser luz en las noches frías y oscuras
donde traemos a nuestra soledad el estallido de afectos
convertidos en sentimientos.
Muchas lunas pasearon para entender lo que negado sobrevenía.
Cuerpo, alma y esencia afrentados en un abrazo
diluyeron lo etéreo en un solo oasis
que vive, palpita, en un horizonte común.
En una alcoba hecha a dos para ser mar y fuerza de viento
Para ser volcán y lava ardiente.
Para ser tú y yo en reminiscencia

28 de mayo de 2010

Me he mirado en tu espejo,

video
Me he mirado en tu espejo,
y aunque no haya visto moretones en el rostro.
Sentí el miedo y el temor tan dentro de mi alma
que me ha hecho estremecer.
Donde me sentía tan ligera y cómoda,
siendo lo que siempre he sido en la transparencia
Hoy guardo recelo,
sintiendo temor de poder decir algo que mal interpreten
detonando las furias en un derrame de palabras hirientes
que jamás alguien me haya dicho.
Me he mirado en ese espejo de mujer violentada,
siempre fiel a la espera de un cambio que no llega.
De una promesa de nunca jamás.
Siempre temerosa del nuevo golpe que le rasgue la piel, la cara y el alma.
Como se lastima un sentimiento cuando la razón se pierde,
el corazón silencia y sólo la irracionalidad se abre camino.
No sólo el golpe lastima,
creo que con el tiempo las marcas no son visibles,
una palabra es más que un puño cerrado que lacera el alma
y debilita la esencia de lo que recién comienza a nacer.
Siento miedo de vivir lo que jamás viví,
y si por amar se debe morir cada día,
prefiero entonces vivir antes de morir a cada instante.
Frente a ti me sentí extraña,
midiendo las palabras por temor,
pensando que decir o no,
y ante eso preferí observar sin pronunciar palabra.
Nadie puede dejar de ser lo que tan sólo es.
Miles de imágenes pasadas me llevaron a hacer la similitud y no las vi,
pues nunca una palabra me ha herido tanto,
las dudas me hayan lastimado inmenso.
Me sentí extraña ante esos miedos,
pues no solo el golpe lastima,
las palabras dichas y expuestas como rayos de sol,
no se pueden disipar luego de dichas.
Miro mi cúpula de cristal en la cual he vivido y veo rayones nuevos,
no deseo vivir inmersa en el temor de que ella se vuelva fragmentos ante tu ira.
No quiero vivir con la sensación de que hacer o no,
que decir o no, pues tan sólo jamás he sido tan actuario
para hacer algo y no dejar rastro de lo que hago,
pues mi lema siempre ha sido.
No hacer nada de lo que luego sienta miedo de decirlo o me avergüence,
o simplemente no lo pueda contar.
No quiero verme en tu espejo mujer,
a quien con dulzura y afecto te respeto,
de ti aprendo que no solo el golpe lastima el cuerpo,
también fisura el alma y la dignidad.
Las palabras no se las lleva el viento
mas si se siembran en el alma
y sus brotes son hiedra
entre las flores que un día brotaron
para que su aroma arropara los sueños.
Centenas de Mujeres, niños e incluso Hombres
sufren silenciados el drama de la Violencia en el Hogar.
Permanecemos entumecidos ante el temor,
ante el asedio sentimos la culpa y la vergüenza.
Nadie nació para ser humillado,
encarcelado en libertad,
por esos murmullos silenciados,
por esas Mujeres, Hombre y niños,
me tomo el tiempo de ser eco de sus dramas.
Llamado de consciencia,
NADIE MERECE UNA LAGRIMA,
UN DEJAR DE SER ,
UNA PRISIÓN DE PUERTAS ABIERTAS,
PARA SER AMADA
POR QUIEN NO SABE EL VERDADERO SIGNIFICADO DEL AMOR.

31 de marzo de 2010

Labios de escarcha


Acople cálido de fresca efusión
labios de escarcha que cubren mis fuentes
quietos frente a frente, dibujando nuestra piel
ir al encuentro detenido apeteciendo el deseo.

murmullos hechos frases que brotan de tu sentir
hubiera bastado para detener mis pasos
para marchar al alba al encuentro de tu cuerpo ardiente
Envuelto de sol, aroma de almizcle que cubrió cada mágico instante.

Pensamientos enmudecidos que jamás se escriben,
susurros que jamás se plasman sobre un lienzo añil
en la fértil ánfora de sentimientos que invernan
ante nuestras miradas y nuestros deseos.

Presencia que se omite y se hace inadvertida
Cuando el deseo acecha las ansias de ser dos en un mismo espacio
líneas que dejan su perpendicularidad para encontrarse envueltas
Entre retoños que surgen a la vida, pues jamás estuvieron ausentes

En cada existir en ti, como borbolleos de elixir
el deseo de poder ahogar con un cabello tuyo mi existir.

Promesa hecha en el tiempo...Yo....




Entre tus manos en concha, me desvanecí entre tus dedos
Como el agua del manantial que tratas de atrapar para saciar tu sed
Sueños que se alientan de recuerdos paridos en un abrazo
En un dulce beso que robado al tiempo recorre el perfil de tus labios
Manos que te envuelven, acariciando tu cuello
Esfinge inerte, mantenida en el tiempo, razón existencial de cada palpitar
Vorágine resaca de amor que se nos escapa en tenue respirar de mar
Sentimiento recurrente que se esboza en el paso de las estaciones
Retazos de vida que se adhieren a la piel en recuerdos rotos
Colores del ocaso que hacen juego con el torrente de tus venas
Que en mi pecho, muy adentro de mi feminidad advierte
La espera que late, suspira, se mantiene viva en ramalazos
En el entramado de mis manos, mi cuerpo, en este deseo de entrega

13 de marzo de 2010

Siento que soy


Siento que soy la luz de un amanecer distante
Dueña de mis silencios, de pensamientos enmudecidos
Trozos de una historia escrita por capítulos que uno día a día
En un grito de vida elevando mi esencia
Siento que soy como el sonido de un arpa arraigada a la tierra
De costumbres constantes como las notas de un piano
Siento el alma volar como el sonido de flauta
Un rayo de sombra en noches piadosas
dónde un sueño cubre mi dormitar
soy parte de esa eternidad anclada al tiempo
soplo divino jamás olvidado en el porque de mi caminar

3 de marzo de 2010

Conjuro de Luna


Como flores de algodón que el viento eleva
El paso de tu esencia se volcó sobre mi piel
Recuerdos que parecían inertes en el tiempo
De pronto surgieron como brotes de primavera
mesura hecha alusión al sentir palpitante de un sentimiento
que se mantiene silente, razón de ser para mantenerse en un tiempo
dónde el viento soplo brisa de mar, aroma de almizcle.
Tertulia a dos, recuerdos macerados en el alma y corazón.
Un pase con tiempo y destino, un cofre de sueños
Y a la espalda una puerta cerrada a la ilusión, al sueño,
como lluvia de cristales rotos quimeras de un corazón
entregado, capaz de atravesar un puente a punto de vahído
Hoy en ti apenas una mezcla de rabia, frustración, reproche,
alegrías, tristeza, soledad, envidia.
Levantaste un lindero del cual por más que procuré el como bordearlo
No logro alcanzar el lugar mágico para regresar a tus brazos
te tornaste de pronto en el lirio blanco
Que en un abrazo tomo mi esencia para desvanecerse en tu aliento.
El amor jamás muere cuando siempre se ha alimentado con fuego
El amor jamás muere cuando le miramos y aun estremece
El amor no muere en la distancia, embelesado el amor
En murmullo silencioso el sol grita a la luna que se enamoro de su redondez femenina…amándole en silencio…extrañando sus labios….su aliento…su sabor de mujer oculta, su gemir de luna llena, tu tacto inalcanzable, el toque suave de sus manos, su mirada, su susurro, sus besos en cada amanecer.
Miro las manos del tiempo empeñadas en acomodar la arena del mar
Y en cada golpe de horas, ella se escurre entre los dedos.
Como ese amor imposible que llega alguna vez a nuestras vidas, y le dejamos ir
Ese amor que nos hizo vibrar, e llenarnos de ilusión, ese deseo de seguir hasta el horizonte de una eternidad palpable.
Luna que cubres mi piel, con ese amor humano que te vuelve amante distante del sol
Conservas como relicario las frases dichas a destiempo, pero llenas de vehemencia y verdad. Amor sutil que alienta la tierra, desamor que cuelgas en las hojas verdes en forma de rocío. Esperanza y sueño solitario, abrazo de luz en cada ocaso y alborada.

19 de febrero de 2010

Una danza en dos tiempos....


Una danza en dos tiempos,
un mismo concierto con tu nombre tatuado en mi piel
almizcle que me descubre mis deseos
sumergida en la bruma del mar
sobre el arenal nuestro cuerpos mustian

tome del aire tu aroma e esencia
pincele tu pecho con siete colores
y sobre el lienzo de lino o algodón
deje impreso mi sentir de mujer

De las florestas tome el verde de la primavera
Y el blanco de la nieve que arropo nuestro lecho
Cubrí del color de las tulipas los sueños
Abrace la vida en tu camino que transito a tu lado

Danza de aves que juegan en el azul de los lagos
Una pareja de cisnes nos enséñame el valor de la lealtad
Aguas que se doman entre diques
Sin que ellos traben su bravura

Esboce mi futuro en medio de los sueños
El brillo de mi mirada cristalina se torno tu luz
El silencio murmullo de nuestro deseo
Sorbiendo lentamente el nácar de nuestras fuentes



Amor que nos embriaga.


Como si viviera sumergida en un sueño
El alba es el instante en que con el roce de tus labios
Un beso me entregas
Despertándome entre tus brazos
Mimada con la suavidad de un pétalo de rosa
Al abrir mis ojos, contemplo tu mirada fija
Que como ángel de la guarda celas por mis sueños
Alba que rasga la oscuridad de la noche
Y mi cuerpo palpita ante tu cuerpo que acercas
Como viento que se cuela entre las ranuras
Envolviéndonos, refrescando el ardor de nuestros deseos
Cuerpo que palpita con la intensidad de una potranca
Extasiada ante la sensualidad que derrochamos
Que brota de la piel en relente
Murmullo, suspiro, amor que nos profana
Las entrañas en esta entrega donde nuestros cuerpos
Mas que una piel desfallecida, complacida
Se anhela sorbiendo el Amor que nos embriaga.

Flor... roja carmesí


Llueve en medio de la noche
Buscando el olor de tu piel
Confundiendo el sueño
Despertando el deseo,
Una flor roja carmesí que deslizas
En mi cuerpo, piel desnuda
Que te llama, que se estremece
Apenas con tu mirada.
Besas mis piernas desde mis pies
Hasta el torrente mismo del placer
Brillan las estrellas en mis ojos
el murmullo se convierte en gemido
Que hace que mi espalda de curve
Como puente que apoya tu cuerpo
Mientras tus manos con la suavidad
del viento me recorren, ciñéndome a ti.
Llamaradas que nos envuelven, atizan
Despertar desleídos un mismo cuerpo
acoplado como esfinge de amor

16 de febrero de 2010

Embriagándonos de Amor


En tu mirada miro mi cuerpo reflejado,
y mi voluntad sucumbe a tus caricias
Al dulce beso que dejas en mis labios humedecidos,
calor que no se apacigua con el frescor de la mañana.
Mirada picara que grita el deseo de poseerme.
Te cuelas en el instante donde el agua corre por mi cuerpo
Deleitándome en el agua tibia
Siento tu hombría despierta
y tus manos recorriendo mi piel.
Murmullas tu deseo perdiéndome entre tus brazos,
mientras el agua aquietada nos envuelve recorriéndonos completo
Silentes deseos que se han presentes y perennes
Somos mar y cielo en un horizonte soñado
Mar y tierra en caminos compartidos
Hombre y mujer que se atraen en la ternura
Mientras nos ofrendamos mimos, vamos mitigando las ansias
Musitándonos pensamientos que brotan desde la carne
Para bebernos embriagándonos de Amor

15 de febrero de 2010

Saciarme de Ti


Cada palpitar de mi cuerpo es un grito con eco,
de aquello que por ti siento,
Mirada que se consiente ante tu cuerpo desnudo,
piel sudorosa del deseo
Entre tus brazos pliego mi cuerpo
tratando de moldar mi silueta a la tuya
Y en un instante
la humedad adhiere nuestros cuerpos envueltos de deseo
Que truenan entre murmullos el deleite de caricias,
preámbulo que antecede
Al estallido de un mar embravecido,
penumbra donde las siluetas se magnifican
Suave estar, envuelta de tus cadencias,
dulce copular, estallido pleno de cometas
Que en veloces movimientos surcan horizontes perdidos,
Ansia, fuerza viva ondulante que penetra las entrañas
Manos que se entrecruzan ante el deleite del cuerpo
Almizcle que se hurta de la miel que brota
Y en ese deseo de más, nuestras bocas buscan la fuente
Para saciar la sed que nos inflama por dentro.

28 de enero de 2010

Suspiro de tiempo



Hay instantes donde las querencias se amontonan
Y hace que mis pies titubeen, se detienen en el tiempo
Aletargado suspiro que se abre como lugar inmóvil
Donde la maestría del tiempo se desvanece sobre mí
Convirtiéndome en dueña y señora de mis horas
Mirada sobre la línea horizontal del mar
Reflejo del horizonte aprendido
en el cual pretendo encontrar mil respuestas
abrir mil puertas y descubrir en cada epitel
el amor con miradas al mar,
pasión que se convierte en luz cegadora
y en la oscuridad nocturna se abre en los rosados del amanecer
despertar con la consciencia asimilada
que solo yo soy la dueña de mi tiempo.

22 de enero de 2010

Cavilando



Por pluma, la vida que va llenando paginas en blanco
Escribo sin arte, apenas con sentimiento
Nostalgia que añora instantes que habitan en el recuerdo presente
Añorando un breve reencuentro con el pasado y el presente
Para seguir fabricando el futuro incierto
Presente anhelado en el pasado que jamás creyó llegar hasta aquí
Cavilando en mis días, donde el palpitar
de todo lo que me rodea es más sonoro que el latir de mi corazón.
Bosque que se abre paso entre aguas cristalinas donde pulula la vida
Aves danzantes que juegan embelesándome el alma con sus melodías
Voces humanas silenciadas que de manos dadas comparten miradas
Marco perfecto para sentir en la piel las caricias del viento
Motivos que con premura desnudan en un beso el deseo
Murmullos silentes que hacen vibrar cuerpos ardientes
Todo a su paso en procura de procrear la vida, los sueños.
Cavilando en el amor que me embelesa, descubro un mundo de sueños
el perpetuar la vida misma que llevo muy adentro

Solstício....




No creo preciso hablar de lo que a través de la mirada puedo mostrar
es la lucha interior de quien ama más allá de lo concebido.
Es sentir cada día esa gota de rocío en las manos,
tratando de que ella no se diluya entre los dedos,
En este mundo que descubro cada día, dónde el gentilicio nace
en el palpitar de cada razón observada y sentida
entre la brisa que siento en la piel,
levitando en los sueños del tiempo detenido,
es no comprender la razón abrazando el corazón
No preciso decir lo que a gritos voy evocando en cada pensamiento
pues siento la vaciedad y extraño el aire que ambos respiramos
los sueños que en un instante se fueron desvaneciendo.
Noches de ausentes que buscan su espacio haciéndose presentes
frío que va mitigando abriendo caminos al verdor de primavera.

14 de enero de 2010

Por Haíti

velas Pictures, Images and Photos
Una Luz que oriente un pueblo
sumergido en el dolor y en el desaliento,
Dolor que envuelve al Pueblo Haitiano.
Dolor intenso que no hay quien pueda mitigarlo,
no hay palabras posibles que logren en este instante mitigar ese dolor,
esas perdidas humanas,
esos sueños que se mantenían vivos en la cotidianidad
no hay paños tibios en la frente,
no hay medicina alguna que calme el dolor de ese momento.

Desde mi espacio me uno al dolor de cada Uno de los que sobreviven
inmersos en esta tragedia
Una oración por aquellos que perecieron
Una palabra de condolencia a un Pueblo
que aún deambula en medio de esta tragedia.

María Lasalete Marques ®

11 de enero de 2010

El placer de tenerte


Noches de luna bajo el farol de la playa
Cielo índigo lleno de estrellas que palpitan
Como cada latir de mi alma, palpitar de mi corazón
Mar abierto dejado al roce del viento

Noches de luna, piel ardiente que desvela el sueño
Deseo férvido de amarte bajo su resplandor
Luna de plata adornada de estrellas
En espera amorosa del sol en la alborada

Piel anhelante de sentir tu tacto ardiente
Amor expuesto en cada cópula, en cada entrega.
Viento distante que murmulla entre palmeras
Los gemidos silentes del placer de tenerte.

Construyendo mañanas....


Sin pasado, construimos presente
En la mirada transparente,
Desnudando caminos y sendas
descubriendo atardeceres
Entre tus brazos,
dulcemente un beso
envuelto de magia,
pincelamos amaneceres.
Construimos mañanas
De nuestros sueños presentes.

Nunca Termina la vida....Solo un capitulo de ese vivir.



Historias que se van escribiendo en las páginas de nuestra propia existencia, caminos que describimos y que aderezamos con los sabores que más nos guste, que engalanamos con nuestros mejores trajes, sonreír o llorar es nuestra opción. Vivir el reto que cubro con el fragor de la Luna.
Acompañada con quien a mio lado desee caminar,surcar el cielo en cada alvorada, reposar en cada crepúsculo.
María Lasalete Marques ®

Extended Network Banners